Buscar
  • TodosCreamos

¿Tu adolescente discute o pelea contigo? ¡No te lo tomes personal!

Actualizado: may 18

Todos los padres que tenemos hijos que están pasando por la etapa de la adolescencia sabemos que es frecuente que tengamos conflictos con ellos. Nos confunde el comportamiento de nuestros adolescentes y muchas veces nos parece ilógico. A ellos les molesta casi todo, no tienen tiempo de estar con la familia y nos retan todo el tiempo. Esto puede llevarnos al punto en donde sentimos que perdemos el control.


Para evitarlo tenemos que entender que esto es un proceso natural y necesario. La buena noticia en que la mayor parte de los casos, mejora con el tiempo si les permitimos transitar por esta etapa acompañados por nosotros.


¿Qué es lo que sucede en esta en esta etapa de la vida?


En la adolescencia los jóvenes comienzan a ser independientes, a separarse de nosotros tanto física como emocionalmente. Toman sus propias decisiones y definen su identidad escogiendo su ropa, accesorios y artículos personales. También escogen a sus amigos y determinan qué hacer en su tiempo libre. Las actividades rutinarias de las familias les parecen muy aburridas, por eso prefieren la compañía de sus amigos. Para los padres este es un momento muy difícil ya que tienen que dejar de tomar las decisiones por sus hijos.


Tenemos que pensar que esto les permite desarrollarse como individuos independientes y seguros, por lo tanto debemos permitirlo y fortalecerlo. Sin embargo, siempre debemos vigilar y supervisar sus actividades y establecer reglas claras dentro del entorno familiar.


¿Qué pasa si no se favorece la independencia de nuestros hijos adolescentes?


Si por alguna razón esto no se logra, entonces le estamos negando la oportunidad a nuestro adolescente de convertirse un adulto independiente, seguro y con la capacidad de enfrentar las adversidades de la vida adulta.


Los adolescentes a veces toman decisiones que en ocasiones rompen las reglas y la armonía del hogar, pero este proceso les permite aprender del error y enmendarlo. Sin este aprendizaje les será difícil poder funcionar en un mundo donde frecuentemente tendrán que tomar decisiones difíciles. Simplemente recordemos nuestra propia adolescencia y cuántos errores cometimos en ella. Muchas veces se nos olvida lo que pasamos nosotros y cómo eso esto nos ayudó a ser los adultos que ahora somos. Esto no significa que tienen la libertad absoluta de desvincularse de la familia, el tiempo libre deberá asignarse tanto a los amigos como a la familia, y la familia siempre deberá ser la prioridad.


¿Por qué y para qué toda esta rebeldía?


Los adolescentes tratan de no parecerse en nada a nosotros como una forma de manifestar su independencia. Tratan de integrarse al grupo con el cual se identifican adoptando las costumbres y códigos de los mismos; así, adoptan la forma de vestirse, hablar, escuchar música, y hasta se comunican como es la costumbre del grupo. Un ejemplo de esto sería comunicarse por Facebook o Whatsapp en lugar de hablarse por teléfono.


Los adolescentes retan a los padres para ver hasta dónde pueden estirar los límites y hasta dónde los padres los dejamos llegar. Para evitar que se salgan de control es muy importante que  nosotros establezcamos los límites de una manera consciente, anticipada y clara. Todo aquello que para nosotros como padres es importante en la familia debe quedar claro, y las consecuencias de todo aquello que no estamos dispuestos a tolerar serán claras y apropiadas a la gravedad de la falta.


¿Cuál es la regla de oro con los hijos adolescentes?


Es simple, no te lo tomes personal.

Típicamente los adolescentes comienzan a tener conflictos con las figuras de autoridad que están a su alrededor, llámense padres, maestros, entrenadores, directores de la escuela y cualquier otra figura que para ellos represente alguien que les impone reglas que ellos tienen que acatar.


Los adolescentes presentan estas actitudes de rebeldía, berrinches y faltas de respeto como una manera de confrontar lo que esta a su alrededor, de retar y criticar. Estas actitudes son frecuentes en la mayor parte de los adolescentes, y no eres el único padre que las enfrenta, así que “no lo tomes personal"


¿Qué sucede dentro del entorno familiar?


Después de una larga temporada en la cual teníamos el control absoluto sobre los hijos  y decidíamos qué, cómo, cuándo y el porqué de las cosas, ahora nuestros hijos nos cuestionan todo y eso hace que los enfrentemos y nos saquen de nuestra zona de confort.

Tenemos entonces que manejarlos con: Mucho amor, respeto, y sobre todo mucha paciencia.


Hay que pensar que todo esto es temporal y debemos evitar explotar y gritar o intentar corregirlos cuando estamos enojados porque eso nos resta objetividad. Debemos rescatar todo lo bueno que tenemos con ellos para que cuando pase este momento de enfrentamiento y roce, la relación no esté tan dañada como para que en el futuro ya no quieran estar con nosotros o con la familia.


Habrá momentos en que nuestros hijos quieran estar con nosotros, y en otros en los cuales se alejen y no nos demuestren su amor. Habrá otros en los cuales estén lejos de las personas que para ellos antes eran importantes. Lo importante es que a pesar de lo compleja que pueda ser la relación con nuestros adolescentes, nunca debemos dejar de estar presentes en la vida de ellos. El entorno de la violencia actual hace que ahora que la vida sea cada día más difícil y con más peligros. Debemos siempre demostrar nuestro amor hacia ellos y hacerlos sentir que a pesar de los errores, los amamos y siempre serán lo más importante para nosotros.


Por eso no te lo tomes personal, no importa lo que pase, el amor y el respeto siempre deben de estar presentes en la familia.


#TodosCreamos

0 vistas
  • TodosCreamos en Facebook
  • Negro del icono de Instagram

©2019 Todos Creamos - ESPAÑA