Buscar
  • TodosCreamos

El móvil, ¿control o herramienta?

Actualizado: may 8

Muchas de las personas que tenemos un teléfono celular en estos días tenemos la ventaja de poder comunicarnos con nuestros hijos a través de mensajes de texto o por WhatsApp. Esta una forma de mantenernos cercanos y comunicados con ellos, y poder saber dónde están, a qué hora vuelven, si llegaron bien a la escuela o lugar a donde nos dijeron que iban a ir. Además nos facilita hacerles llegar información que para nosotros es importante que reciban ya sea para control parental o de cuidado personal.



Los adultos y padres de hoy no vivimos la angustia que seguramente vivían nuestros padres cuando teníamos la misma edad que nuestros hijos y no tenían ni idea de lo que ocurría con nosotros cuando estábamos fuera de casa. Ahora esta ventaja reduce mucho el estrés que vivimos los padres, ya que de una manera más sencilla podemos saber dónde se encuentran nuestros hijos con solo enviar un mensaje.

Pero si no somos cuidadosos y no hacemos esto de una manera inteligente corremos el riesgo que nuestros hijos no lean los mensajes, nos puedan bloquear, o simplemente ponernos en silencio en el caso de WhatsApp y sólo ven los mensajes cuando ellos lo consideran necesario.

Es necesario que aprendamos a regularnos y que no excedamos un límite, que por tener la facilidad de poder comunicarnos de manera más rápida y sencilla empecemos a acosarlos y a estar supervisando todo el tiempo en dónde están, con quién, etc., volviéndonos más cosquillosos de todo lo que hacen en su vida.

A la mayoría de las personas les incomoda que les estén cuestionando lo que hacen en su vida, a los adolescentes con mayor razón ya que a esta edad es cuando ellos lo que buscan es la “independencia” de sus padres, y si se sienten acosados con mensajes que cuestionan todo lo que hacen lo más seguro es que esta valiosa herramienta que tenemos ahora los padres de familia pueda perder el uso valioso que tiene.

El exceso de mensajes provoca el efecto contrario a lo que buscas: rechazo, alejamiento, provoca que no te contesten, etc.


Los padres de familia cuando les compramos un teléfono celular a nuestros hijos les tenemos que poner las reglas muy claras:

Es una herramienta de contacto para cuando se necesite tener contacto e información el adolescente la proporcione.

Tú como padre de familia eres quien pagó el aparato y paga el servicio, por lo tanto eres la persona que pone las reglas de uso.


Te doy un ejemplo para abordar a tu hijo sobre la función del móvil:

“Hijo, si no se sigues las reglas que te di en el uso del teléfono celular, el aparato y el servicio se restringen hasta que estés de acuerdo con las reglas de uso y las respetes. Cuando yo necesite tener información tuya me tienes que contestar, pues si no es el uso que yo espero que tenga el teléfono para mi tranquilidad entonces quiere decir que no sirve para el uso que yo tenía planeado y por lo tanto tendrás que devolver el teléfono.”

Estas reglas se las tienes que dar de manera tranquila sin reclamos antes de darles el aparato.

Hasta aquí las reglas para los hijos.


¿Pero que hay de las reglas para los padres?

No los acoses con mensajes.

Se breve en tus mensajes, no esperes una respuesta larga.

No los supervises constantemente, no los agobies.

Trata de que la pregunta sea lo suficientemente clara para que te responda lo que necesitas saber y pueda bajar tu ansiedad de madre preocupada.

Cuida el grado de control que a veces las madres tenemos.

Dale el espacio y tu voto de confianza de que las reglas son claras y lo que esperas de tu hijo adolescente en el uso del teléfono. Eso le dará la independencia y libertad de juicio para la vida adulta.

Déjale claro las veces que necesitas que te llame durante el día, la hora y que si sale a un lugar que no estaba planeado te lo haga saber.


¿Cómo sabemos que esto que recomendamos funciona?

Pues porque se basa en experiencias propias en convivencia con adolescentes todos los días dentro del círculo familiar y de amigos cercanos. Muchos de estos métodos o normas los hemos implementado así mismo dentro de la familia.

Por lo tanto te invito a que hagas las tuyas propias y las ajustes a las necesidades de tu familia. Verás que no es tan difícil. Solo falta que haya voluntad y acuerdos en las dos partes para que funcionen las reglas.


#TodosCreamos

6 vistas
  • TodosCreamos en Facebook
  • Negro del icono de Instagram

©2019 Todos Creamos - ESPAÑA